Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

TAPATÍO

TAPATÍO

 

 

Tapatío y Carlos Lopez Quesada

Este pequeño caballo argentino, Tapatío, de la mano del talentoso jinete español Carlos Lopez Quesada, conformaron un binomio de excepción en la década de 1950, siendo un referente del equipo español en salto de obstáculos.

 

Carolo Lopez Quesada, se refiere al binomio Tapatío - Carlos, sus logros deportivos, conformación, adquisición, etc.:

 

 “Mi padre ha sido el primer jinete español en realizar un recorrido sin faltas en unos Juegos Olímpicos. En los Juegos Olímpicos de Estocolomo 1956, con Tapatío, realizó el primer cero de la prueba en la segunda vuelta; prueba harto difícil ya que entre las dos vueltas, Hans Gunter Winkler (Halla), Raimondo D’Inzeo (Merano) y mi padre con Tapatío, fueron los únicos binomios en conseguirlo. “

 

“Medalla de Oro individual en los Juegos del Mediterráneo de Barcelona, así como plata por equipos. Ganador de cuatro Copas de Naciones  con España, dos en el CSIO de Madrid y dos en el CSIO de Lisboa, ganador de la Copa del Generalísimo, segundo en el Gran Premio del CSI de Barcelona, segundo en el Gran Premio de Niza,…, siendo una pieza importante en el equipo español en los años cincuenta.”

 

  “Al día de hoy, creo que Tapatío, su pequeño  alazán argentino (1,52 mts. a la cruz), tiene el mejor ratio de salidas en Copas de Naciones contra recorridos sin falta, de un binomio en España.”

 

D'oriola, Carolo y Carlos Lopez Quesada

 

“Tapatío era un caballo argentino que vino a correr a Europa con el equipo mejicano. Humberto Mariles (medalla de oro olímpica en 1948, Londres), lo trajo a Europa. Mariles manejaba toda la escuadra mejicana. Lo montaba Ruben Uriza (medalla de plata olímpica en Londres 1948), y mi abuelo Carolo decidió comprarlo para mi padre.”

 

“Era un "enano", 1,52mts. a la cruz, aunque era "doble " de fuerte.

Era un poderosísimo caballo, aunque muy lento. Ganó en España muchas potencias saltando varias veces por encima de los 2 metros.

Era cojo; no estaba cojo, lo era; cuando salía a la pista se transfiguraba. Iba moviendo siempre la cola como una locomotora,  tenía una clase excepcional.

 

“Cuando corrió los juegos olímpicos de Estocolmo (1956), Necco Pessoa le dijo a mi padre: " Carlos, tengo el caballo mas pequeño de la olimpíada "; fueron a verlo y era realmente pequeño, pero cuando fueron a ver a Tapatío, Necco quedó impresionado de su tamaño.”

  

Pierre Jonquers D'Oriolá y Ali Baba, oro individual, Olimpíada 1952

 

Tapatío poseía las características físicas propias del mestizo S.P.C. argentino que abundaban en nuestros campos, estancias y fincas, incluso hasta fines del s. XX. Este mestizo estaba constituído por el  cruce absorbente del SPC y el criollo (descendiente del caballo español). También, junto a los anteriores, puede haber alguna influencia de otras razas como trotones franceses,  percherones, hackney , clydesdales, shires, rusos, árabes, trackeneres, anglo normandos, etc., siempre con el cruce absorbente del SPC. Todas estas razas eran representadas por sus mejores exponentes, solo ellos se importaban.

 

Caballo Criollo y SPC, antepasados de Tapatío

 

En el caso de Tapatío, su antepasado criollo estaba muy presente. Además de su pequeña alzada, 1.52 mts, poseía características de “transversalidad”, que Don Emilio Solanet tanto remarcaba entre las características de los caballos criollos (también conocidos como “Solanet”), combinadas con la gran clase de los SPC importados o criados por argentina.

 

Tapatío en la Olimpíada de 1956 

Tapatío, mimado en su retiro, moría de viejo en la finca de los Lopez Quesada, en las afueras de Madrid. Nació en la pampa argentina (en Tehuelche, llanura sin árboles). Se ganó el corazón de los mejicanos que lo rebautizaron con un nombre muy suyo: “Tapatío” (oriundo de Guadalajara, estado de Jalisco en Méjico), terminando en España, origen de sus antepasados criollos.

Su generosidad no tiene límites, dio gloria a argentinos y españoles que se enorgullecen de su legado.

 

¡GRACIAS TAPATÍO!

 

by Ata

 

 

 

Este artículo no hubiese sido posible sin la invalorable colaboración de www.carololopezquesada.com